Ejército compra las mismas armas antidisturbios con las que Carabineros ocasiono graves lesiones oculares

  • Publicado el 03-09-2020
  • Chile
Publicidad


Si bien el Ejército de Chile no suele realizar labores de control de la seguridad y orden público, debido a que estas funciones se encuentran radicadas principalmente para Carabineros y PDI, recientemente la institución adquirió por un poco menos de $50 millones de pesos armas destinadas precisamente al control de disturbios. 

Según consigna INTERFERENCIA, rl 25 de agosto, la Jefatura de Adquisiciones de la División de Logística del Ejército de Chile (Divlog) envió una orden de compra (que fue aceptada) a la empresa Cramick SA, la cual involucra el pago de $47.244.470 para adquirir 130 escopetas antidisturbios de marca "Meriva", calibre 12 milímetros. El precio unitario al que el Ejército compró estas escopetas fue de $363.419.

QUIZÁS TE INTERESE: Carabineros Revela Que Disparó 104 Mil Tiros De Escopeta Durante Las Dos Primeras Semanas Del Estallido Social.

Esta orden de compra es el resultado de una licitación en la que el Ejército manifestó la necesidad de adquirir este armamento bajo el ítem "Material Militar y Policial". 

Según documentos publicados en la licitación, la compra de estas escopetas se hizo con dineros "remanentes" de una compra que el Ejército ya había hecho de 100 mil "cartuchos de munición de 12 milímetros, formato 3 postas". El registro agrega que se habían destinado 120 millones de pesos a la compra de este tipo de municiones. 

Protagonistas del estallido ocular

Entre las más graves de las severas lesiones ocasionadas por los perdigones de estas escopetas antidisturbios se cuenta Gustavo Gatica, el cual fue herido en una protesta el 8 de noviembre en las cercanías de Plaza Baquedano, cuando fue alcanzado por municiones provenientes de escopetas antidisturbios en sus dos ojos, lo que le ocasionó la pérdida de la visión para toda la vida.

QUIZÁS TE INTERESE: Prisión Preventiva Para El Ex Carabinero Claudio Crespo Acusado De Dejar Ciego A Gustavo Gatica.

Hace algunos días atrás, un estudio publicado por la prestigiosa revista científica Eye demostró la peligrosidad de este tipo de armas como mecanismo de control de manifestaciones y disturbios, debido a que provocan lesiones oculares graves, con resultados de ceguera o severa discapacidad visual, con mucha mayor frecuencia que otro tipo de métodos de disuasión de protestas. 

Álvaro Rodríguez, de la Unidad de Trauma Ocular (UTO) del Hospital del Salvador, es uno de los investigadores que trabajó en este estudio. Rodríguez es de la idea de que en Chile se produzca legislación que, derechamente, prohiba el uso de este tipo de armamento en el control de protestas y disturbios. 

El último informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), del 19 de marzo de 2020 sobre violaciones a los derechos humanos en el contexto del estallido social, señala que los casos de heridos oculares alcanzaron la cifra 460 casos.

Fue tanto el incremento de lesiones oculares producidas por perdigones de escopetas antidisturbios durante las primeras semanas del estallido social, que el propio general director de Carabineros, Mario Rozas, decidió suspender la utilización de este tipo de armamento el 19 de noviembre de 2019, limitando su uso sólo a casos extremos.

Esta suspensión ocurrió, en parte, motivada por un estudio de investigadores de la Universidad de Chile, quienes advirtieron que estos "perdigones" o "balines de goma" estaban compuestos en un 80% de metal, y tan solo en un 20% de caucho.

Sumado a esto, un artículo publicado por Ciper reveló que un informe de Carabineros que data de 2012 ya había avisado sobre el peligro que implica el uso de escopetas antidisturbios en el control de manifestaciones. Este informe de Carabineros ya advertía sobre el riesgo de heridas oculares, y no solo eso, sino que también señalaba que un disparo de estas escopetas, a escasa distancia, puede llegar a ser letal.

Publicidad


Deja tu comentario

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Publicidad

Destacado de la semana

Publicidad