Carabineros siguió contratando a empresa involucrada en el caso “Milicogate”

  • Publicado el 03-11-2020
  • Chile
Publicidad


Inversiones y Comercio Capellan se usó como fachada en el Milicogate. En su taller debían ejecutarse los millonarios servicios pagados por el Ejército que nunca se realizaron. Sus dueñas son hijas y hermanas de dos de los condenados por ese fraude. A pesar de ese historial, Carabineros siguió contratándola.

Desde que se dictó la sentencia del Milicogate en agosto de 2017 y hasta mayo de este año Carabineros le había adjudicado 139 órdenes de compra y tres licitaciones, por más de $1.193 millones de pesos. En los últimos cinco años la Contraloría ha objetado tres veces los servicios de Capellan a Carabineros. La institución dice que no puede rechazarla porque sigue habilitada como proveedora de entidades públicas.

En julio de 2017, Raúl Fuentes Quintanilla y su hijo mayor César Fuentes Campusano fueron condenados por emitir 223 facturas ideológicamente falsas a Claudio González Palominos, suboficial del Comando de Apoyo a la Fuerza del Ejército, por un total de $1.832 millones por insumos y servicios para vehículos militares que nunca se entregaron. El taller donde se realizaban las supuestas reparaciones es de Capellan, empresa fundada en 2009 por Nicole Fuentes Chávez y Katherine Fuentes Campusano, ambas hijas de Raúl Fuentes Quintanilla.

El 31 de julio de 2017 Fuentes padre e hijo fueron condenados a cinco años de presidio menor en su grado máximo, medida reemplazada por libertad vigilada intensiva. Desde esa fecha y hasta el 18 de mayo de 2020, Capellan recibió 139 órdenes de compra de Carabineros, las que en total suman $564.960.761. Además, la institución firmó tres contratos con la empresa, los que hasta el momento suman pagos por $628.451.453. Es decir, en total, Carabineros ha desembolsado $1.193.412.214 en servicios de Capellan tras la condena del Milicogate. CIPER ya había detectado los nexos entre Fuentes Quintanilla y la policía uniformada anteriores a esa sentencia y que significaron contratos por más de $3.100 millones desde 2006 hasta 2017.

Si se ejecuta la totalidad del contrato firmado por ambas partes en octubre del año pasado para el suministro de repuestos Mercedes Benz, que asciende a $435 millones, la suma alcanzaría a $1.372.078.143.

Para esta investigación periodística se revisaron 351 órdenes de compra en la plataforma de Mercado Público, todas adjudicadas a sociedades de la familia Fuentes, desde agosto de 2017 a mayo pasado, es decir, después de la condena por el Milicogate. De este total, se descontaron aquellas cuyas ofertas se recepcionaron antes de la condena. Aparte de las 139 órdenes de compra y tres contratos suscritos por Carabineros en favor de la empresa, se detectaron 11 órdenes de compra desde la Fuerza Aérea (Fach) y se identificaron otras tres sociedades ligadas a la familia que son proveedoras de Carabineros. En total, la policía ha despachado 324 órdenes de compra a favor de empresas de los Fuentes.

Esta investigación dejó en evidencia, además, los vacíos legales que permiten que una empresa que fue usada como fachada en un esquema de fraude al fisco y que ha sido cuestionada por la Contraloría, siga siendo proveedora del Estado.

(*) Los autores de este reportaje son alumnos de la Universidad Diego Portales. Este trabajo lo realizaron en el curso de Periodismo de Investigación, dirigido por la profesora Andrea Insunza.

Publicidad


Deja tu comentario

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Publicidad

Destacado de la semana

Publicidad