Las reuniones secretas de Piñera con los canales de TV para manipular la información durante el Estallido Social

  • Publicado el 31-10-2020
  • Chile
Publicidad


El estallido social tuvo un impacto profundo en la televisión. Mientras la ciudadanía expulsaba a los equipos de prensa de las protestas, los ejecutivos de los canales y sus editores se reunían a puertas cerradas con Andrés Chadwick, Karla Rubilar e incluso con el presidente Sebastián Piñera.

Los periodistas fueron retirados de las calles, no se podía decir "Plaza Dignidad", tampoco mencionar ni mostrar al "Negro Matapacos", entre otras restricciones. Los trabajadores exigieron explicaciones por la intervención editorial, pero se les dijo que eran reuniones para "coordinación de seguridad". Un año después, estos son los detalles inéditos de lo vivido detrás de las cámaras.

INICIO DEL ESTALLIDO SOCIAL

Según consiga la voz de los que sobran; Es octubre del 2019, ha transcurrido una semana del estallido social y los equipos de prensa de TV abierta exigen explicaciones a sus editores. No han dejado de transmitir desde el viernes 18 de ese mes y en sus pantallas han mostrado insistentemente actos de violencia, saqueos y destrucción con elevados puntos de rating. Poco se ha visto del contraste: el ambiente pacífico de las marchas que despertaron la ilusión de todo un país y la gente se los grita en la cara con vehemencia.

Los profesionales de la información están molestos porque han sido duramente expulsados de las manifestaciones, acusados de ser cómplices del poder político y de la elite chilena. En la sala de redacción de Meganoticias, un grupo de periodistas increpa a Cristóbal Valenzuela y Hugo Marcone, director y subdirector del informativo, por la reunión a puertas cerradas entre los altos mandos ejecutivos de los canales con el ex Ministro del Interior, Andrés Chadwick. La cita se filtró por un comunicado de la Federación de Trabajadores de Televisión (Fetra TV) y causó indignación en gran parte de la industria, sobre todo en los reporteros, muchos los cuáles fueron despedidos a final de año. "Dígannos la verdad, ¿estamos siendo pauteados por la Moneda? ¿Estamos omitiendo información?", fue uno de los dichos de los trabajadores.

El viernes 25 de octubre del 2019, mediante una carta firmada por Iván Mezzano, Presidente de Fetra TV, denunciaba a la Asociación Nacional de Televisión (Anatel) la cita ocurrida el sábado 19 de octubre, un día después del "Despertar de Chile". "Nos permitimos denunciar una práctica anticonstitucional y antidemocrática por parte del Gobierno y su Ministro del Interior, el que ha citado en el curso de esta semana a todos los directores ejecut ivos de medios televisivos a La Moneda, lo que implicaría una clara intervención en la definición de las líneas editoriales y de prensa para cubrir la información de los medios respecto del estallido social que hoy conmueven al país", informaba Mezzano.

De acuerdo al testimonio de trabajadores de los departamentos de prensa de MEGA, Canal 13, Televisión Nacional y Chilevisión confirman que se enteraron de esta reunión por las redes sociales y corroboran la existencia de fuertes roces editoriales con sus superiores tras lo ocurrido.

Por esos días, las convocatorias de marchas y protestas llamaban a destruir las casas televisivas. La rabia y el descontento de décadas se reflejaban en las calles desde Arica a Punta Arenas. En las inmediaciones de los canales, se veían rayados como "La tele miente", "Apaga la tele y despégate del show" o "la calle grita lo que la tele calla". En los postes del alumbrado público, los rostros de Matías del Río, Soledad Onetto, Polo Ramírez y Macarena Pizarro eran tildados de mentirosos con grandes pancartas y un llamado a no informarse por la prensa tradicional.

Los panelistas de los matinales también fueron "funados". Karol Dance y Patricia Maldonado eran íconos del repudio generalizado. Al mismo tiempo, las instalaciones de los medios de comunicación fueron firmemente custodiadas por efectivos de Carabineros y el Ejército de Chile, quienes se encargaron de reprimir y alejar las protestas.

En el frontis de TVN los policías y militares se ubicaron con fusiles en sus hombros ante un centenar de personas que reclamaban verdad y justicia por las violaciones a los derechos humanos que recién comenzaban a hacerse públicas. El 21 de octubre, en las afueras de MEGA, se organizó una protesta de más de 500 personas que exigían responsabilidad periodística al medio, sin embargo, desde el interior de la estación privada los guardias de seguridad respondieron con fuertes chorros de agua a mujeres, hombres y adolescentes.

Lo mismo ocurrió en las inmediaciones de CHV, donde decenas personas se agruparon en el ex edificio de Machasa criticando la cobertura sensacionalista.

En la sala de redacción de Meganoticias Cristóbal Valenzuela y Hugo Marcone continúan impávidos e intentan manejar el vendaval de críticas de sus periodistas por la reunión entre los altos ejecutivos de los canales y Andrés Chadwick.

Responden cada una de las interrogantes en la sala de redacción, ubicada sobre las radios del consorcio. Periodistas de todas las áreas están ansiosos de escuchar las explicaciones. Mirando a los ojos de los trabajadores, los directores de prensa negaron haber participado de la reunión y bajaron la información que ellos recibieron de sus superiores.

"Descartaron que estuviéramos pauteados y ellos detallaron que también le preguntaron qué onda a los ejecutivos(...) dijeron que la cita se trataba de la coordinación de seguridad para que los canales fueran declarados infraestructura crítica, ya que estaban atacándonos y estábamos cagados de miedo. Ahí nos dieron un número de teléfono de un carabinero, y cada vez que estuviéramos en peligro, los llamábamos y llegaban en menos de 5 minutos", narra una periodista.

Una de los rumores más recurrentes al interior de Meganoticias, era que la instrucción desde los altos mandos del canal en realidad fue "resguardar la democracia" mediante el correcto tratamiento informativo de los hechos y acontecimientos.

Esta decisión también se asumió en el resto de canales de televisión, y quedó en evidencia el 15 de noviembre del 2019 cuando la conductora y periodista de CNN, Mónica Rincón, no mencionó al querido perro ícono de la protesta durante la transmisión desde la zona cero de las manifestaciones.

Otros detalles de la reunión en la Moneda entre el Ministerio del Interior y los ejecutivos de televisión, fue el compromiso que hicieron los canales de sacar a todos sus reporteros de las calles, con la excusa de que estaban siendo agredidos por los grupos más radicales de la movilización.

Los periodistas debieron trabajar sin sus micrófonos e incluso algunos se "disfrazaron" para grabar con sus propios teléfonos celulares lo vivido en las protestas.

Se coordinó entre TVN, CANAL 13, MEGA y CHV, el arriendo de azoteas para la disposición de cámaras en altura y drones con transmisión simultánea a todos los medios para evitar posibles ataques desde los puntos más multitudinarios de la protesta como Plaza de la Dignidad, Plaza Ñuñoa, Plaza Maipú y sectores de Puente Alto.

"Esto fue avalado por los editores, el gobierno, Anatel y el CNTV para sacar a los periodistas del piso y cuidar su integridad", indicó otra fuente.

"En prensa una vez vimos cómo llegó Karla Rubilar a la oficina de Bofill. En ese momento, ella no venía a entrevistas, eran reuniones exclusivas con Boffil que tenía su oficina en la redacción. Ella entró sola, sin escoltas ni asesores, saludó a los periodistas y todos quedamos con cara de qué hace acá. El ambiente era súper tenso", señaló la misma persona.

Desde TVN y MEGA, sus reporteros recuerdan el cansancio vivido durante el estallido con largos turnos laborales. La filtración de Fetra TV fue como echar bencina al fuego, ya que de inmediato la ciudadanía atacó a los periodistas. Incluso, muchos de ellos, sufrieron con la publicación de sus direcciones, datos personales de sus familiares y seres queridos en redes sociales.

“Fue un golpe de agua fría pero editorialmente no hubo cambios luego de la reunión. Sí se comentó entre los colegas que estos encuentros no nos convenían a quienes estamos reporteando a diario, porque generan un descontento mayor en la población, ensuciando aún más la imagen de quienes informamos”, afirmó un periodista de TVN.

Otras fuentes incluso aseguran que existieron numerosos encuentros durante el mes de noviembre entre editores de prensa de todos los canales y Sebastián Piñera. Estas reuniones surgieron luego de que algunos medios publicaran artículos periodísticos frente a una eventual renuncia del Presidente de la República.

"Una editora que estuvo presente me dijo que Piñera estaba absolutamente desconectado de la realidad, porque él decía que el estallido social se solucionaría luego y que venía muy bien encaminada la salida a la crisis. Mi amiga dijo Piñera está loco", señaló.

En contacto con este medio, un conductor de televisión mencionó también que en el contexto de la pandemia provocada por el COVID-19, la Moneda convocó a los principales rostros de la tevé para implantar la "nueva normalidad" en las pantallas. "Fue la Tonka y todos los animadores de los matinales. Ahí se reunieron con Piñera quién les pidió ayuda", indicó.

Publicidad


Deja tu comentario

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Publicidad

Destacado de la semana

Publicidad