Corruptos y ladrones son los que ahora quieren liderar el proceso hacia la nueva Constitución

  • Publicado el 28-02-2020
  • Chile
Publicidad


Los mismos corruptos y ladrones que vienen gobernando todos estos años solo para su propio bolsillo son los pretenden ahora redactar y dirigir el próximo proceso constituyente.

Los politicos chilenos dan por entendido que las corrupciones, traiciones, volteretas, discursos vacíos y jugarretas varias, forman parte del quehacer habitual, normal y legal de los parlamentarios. Aun peor, creen que lo anterior es aceptado por la ciudadanía con aplausos y abrazos.

Tienen tan arraigadas esas ideas que se permiten realizar acciones que en otros países les significarían varios años en la carcel y pérdida de sus bienes mal habidos. De hecho, en China los cuelgan, en Alemania, Francia, Perú, Brasil, los encarcelan y aquí en Chile los reeligen.

No sólo son reelegidos, también se acepta que tales engendros continúen actuando en descampado, alentados y protegidos además por el apoyo de aquellos medios de comunicación de masas bautizados como -la prensa canalla-, todos los canales de TV abierta, El Mercurio, La Tercera con sus satélites LUN, La Segunda, La Cuarta, y el 90% de los diarios regionales dependientes y/o asociados a ellos.

Las vueltas de carnero de Andrés Allamand son un clásico ejemplo. Fue el ícono derechista en la lucha de ese sector contra la ley de divorcio, pero una vez que esta fue protocolizada, él la aprovechó y se divorció. Lo mismo podemos decir del propio Allamand y la ya desgastada firma del -Acuerdo por la Paz- signada por todos los partidos políticos (exceptuando al PC) la noche del viernes 15 de noviembre del año 2019. Andrés Allamand, al día siguiente, casi queda afónico de tanto pontificar alabando al mencionado -acuerdo-. Meses después, no sólo lo desconoce, sino también lo ataca con saña enfermiza.

¿Y el ex secretario general de la OEA, José Miguel Insulza? En su época de ministro del gobierno de Frei Ruiz Tagle, luchó con dientes y garras para lograr que el gobierno del Reino Unido liberara a Augusto Pinochet. ¿Lo hizo por -alta política-? ¿Por miedo? No, lo hizo porque Pinochet representaba al 1% más rico del país y al total del mega empresariado transnacional existente en nuestro territorio, y tal defensa le permitía seguir actuando como rémora o sanguijuela de la política local, cobijado por los dueños de la férula.

Parece escena digna del teatro del absurdo, pero estos mismos sujetos que arrastran verdaderos prontuarios en asuntos públicos, pretenden convencer a la ciudadanía que ellos deben encabezar y estructurar el proceso constituyente, aplicando a rajatabla el sistema de los 2/3, con el cual, obviamente, nada cambiará y todo seguirá igual, pero dirán a los cuatro vientos que se trató de un proceso absolutamente democrático, un orgullo para nuestro país y un ejemplo para el mundo.

Publicidad


Deja tu comentario

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Publicidad

Destacado de la semana

Publicidad